En el post de hoy hablaremos de manipular alimentos en las ferias y mercadillos. Manipular algunos alimentos en ciertas condiciones no es tarea fácil.

¿Quién no ha ido alguna vez a una feria y se ha comido una berenjena de Almagro? o… ¿Se ha tomado unos suculentos churros con chocolate?

Casi todos lo hemos hecho alguna vez.

Lo que no hemos pensado al hacerlo es si el dependiente que nos vende dichas viandas posee el certificado exigido por ley para manipular alimentos, algo muy importante a tener en cuenta.

Los controles sanitarios son muy exhaustivos, en los tiempos en que estamos, por suerte, para nosotros, los consumidores.

No todos los alimentos ni las viandas que se nos ofrecen en ferias y mercados, nos suelen entrar por los ojos, pero el hambre se suele apoderar de nosotros a ciertas horas, sobre todo en ferias donde disfrutamos con amigos, ya sea comer unos pollos, tomar unas tapas, comer un suculento chocolate con churros…

Todos los puestos, casetas, chiringuitos…. deben contar con el personal dispuesto con su correspondiente carnet de manipulador de alimentos.

Debemos contar con las carencias que pueden llegar a tener estas personas, no es lo mismo manipular alimentos en un local de forma continua que hacerlo de forma nómada.

Estos trabajadores deben tener mucho cuidado y prevención a la hora de manipular los alimentos, contar con cámaras frigoríficas, comprobar diariamente la fecha de caducidad, aceites en freidoras…y por supuesto, hacer mucho hincapié en el tema de la limpieza.

¿Quién no se ha tomado un churro con un chocolate que le ha sabido a gloria bendita en una feria? ¿Quién no ha comprado chorizos en un mercadillo?…Todos, de una manera u otra lo hemos hecho, pero…por favor…mucho cuidado !!! con lo que comemos y compramos y por supuesto, señores feriantes y mercaderes tengan cuidado a la hora de manipular los alimentos que nos ofrecen, para que un día feliz de feria y alegría no se convierta en todo lo contrario.

Share This