En el post de hoy, veremos como todos los alimentos están, tanto envasados como manipulados, de una manera o de otra, el proceso debe ser realizado por personas preparadas.

Si nos ponemos a pensar en alimentos que no estén envasados o manipulados ¿Podemos pensar en alguno?

Hagamos un paseo por los pasillos y los stands de un supermercado, donde todo está colocado de forma ordenada y correcta. En nuestro paseo vamos a encontrarnos en primer lugar con un pasillo lleno de bolsas de pasta, arroz, garbanzos, lentejas… muchos de ellos, más bien las legumbres, también suelen estar  en botes de cristal, ya cocidos!!!  cómo podemos ver todos estos alimentos están manipulados, previamente seleccionados y luego envasados.

De frente nos encontramos con la sal, el pan rallado, caldos envasados, pastillas de caldos, harinas… también envasados y manipulados. No muy lejos de allí, se encuentra la carnicería y grandes refrigeradores con todo tipo de embutidos, todos ellos envasados, patés, sobrasadas, salchichas de frankfurt, embutido al corte ya envasado, quesos…. En esta sección también hay jamones, chorizos, salchichones, lomos…no envasados pero sí manipulados y seleccionados por la mano humana previamente preparados para ello con su carnet de manipulador de alimentos,  al igual que los carniceros que nos sirven los filetes «al corte» o nos parten un pollo a nuestro gusto.

Muy cerca están las conservas y los congelados, todos ellos envasados en sus correspondientes latas, cajas de plástico o bolsas. Muy cercanos encontramos con la pescadería, atendida por varias personas que nos arreglan el pescado tal y como lo demandamos, los pescados están manipulados por lo que los dependientes deben también tener su carnet de manipulador de alimentos correspondiente.

Llegamos a la frutería y salvo frutas y verduras envasadas, es el propio cliente el que coge con sus manos los productos que necesita, estos productos son seleccionados y manipulados previamente en fábricas y cooperativas, llegan en grandes cajas hasta los supermercados y allí son expuestos por los propios empleados.

Cercana a la frutería está la panadería, donde hay diferentes productos, panes y dulces a granel, donde nuevamente el cliente selecciona y coge su producto, otros vienen envasados en bolsas y lo único que hace el cliente es pesar la cantidad que desee.

Todos los lácteos al igual que los refrescos vienen envasados desde el almacén de origen.

Las normas de sanidad en todas las grandes superficies y supermercados se siguen muy rigurosamente, por lo que el cliente, puede estar muy satisfecho y tranquilo a la hora de realizar sus compras. Como hemos podido comprobar en este post, todos los alimentos están envasados o manipulados, no debemos temer por su estado, salvo mirar la fecha de caducidad y que el envase se encuentre cerrado correctamente.